martes, 15 de diciembre de 2009

II

La señorita Elvira se conforma con poco, pero ese poco casi nunca lo consigue. Tardó mucho tiempo en enterarse de cosas que, cuando las aprendió, le cogieron ya con los ojos llenos de patas de gallo y los dientes picados y ennegrecidos.
Ahora se conforma con no ir al hospital, con poder seguir en su miserable fonducha; a lo mejor, dentro de unos años, su sueño dorado es una cama en el hospital, al lado del radiador de la calefacción.

-Sí, tenía razón Byron. Si tengo un hijo haré de él algo prosaico: abogado o pirata.

No hay comentarios:

 
Clicky Web Analytics